Buscar propiedades a la venta

04/07/2018 Por

Diversas investigaciones coinciden en los beneficios para la salud física y mental de vivir cerca del océano.


Vivir cerca de las olas del mar puede generar un beneficio tanto en el bienestar físico como mental, según confirmó una investigación llevada a cabo en Nueva Zelanda, que reveló que la cercanía con el océano tiene una correlación directa con la reducción del estrés psicológico.

Por su parte profesionales de la Universidad de Michigan también demostraron que la cercanía del mar se relaciona directamente con la reducción del estrés psicológico, y argumentaron que se debe a que el ambiente incentiva la práctica regular de actividades físicas, que son muy importantes para la salud mental y física.

A su vez el aire de la costa mejora el sistema respiratorio y está especialmente recomendado para personas que sufren enfermedades vinculadas al asma, bronquitis y varios tipos de alergias.

Otra de las ventajas de vivir cerca del mar es que aumenta las posibilidades de exposición al sol, lo que favorece la producción de vitamina D, que fortalece el sistema inmunológico. También eleva los niveles de endorfinas, reduce el riesgo de cáncer y mejora la circulación y la salud ósea.

El agua salada, además, hidrata la piel y aumenta la circulación.

Beneficios impalpables

Por otro lado un estudio de la Universidad de Exeter, del Reino Unido encontró además de los beneficios mencionados anteriormente otros más “impalpables” como que el sonido del mar activa el córtex prefrontal del cerebro, área asociada con las emociones y autorreflexión, y así aumenta el potencial de bienestar y la capacidad de autoconocimiento.

Las olas del océano generan iones negativos que, absorbidos, generan alteraciones moleculares en el cuerpo y provocan sensación de paz y equilibrio.

Los beneficios no son solo para quienes viven cerca del mar, ya que quienes viven en entornos urbanos y sobrecargado de estímulo pueden favorecerse visitando el mar, ya que ver el mar y escuchar el sonido de las olas ayuda a desconectarse de ese entorno caótico del que se viene.

El movimiento del mar y su inmensidad tienen un efecto casi hipnótico en quienes lo observan, el cual genera una sensación de tranquilidad y bienestar que permite recargar energía.

< Post anterior
Todos nuestros posts